Sofá CHESTER

El Sofá CHESTER es el sofá más vendido de la historia, y su origen no se sabe con exactitud, pero se estima que es entre finales del siglo XVIII o principios del XIX.

Hay diferentes versiones, una es que lo encargo el conde Philip Dorner Stanhope, para que a su mayordomo no se le arrugase el traje y pareciera desaliñado mientras esperaba a sus instrucciones.

La otra historia que ha sido corroborada es que fue creado por un ebanista londinense por encargo del conde Chesterfield.

El conde encargó el sofá para un club de elite de la época que era solo para caballeros, para que pudieran sentarse cómodamente y relajarse sin adoptar malas posturas, ya que él era un hombre muy refinado y quería que los miembros del club estuvieran sentados de forma correcta.

El ebanista para complacer las exigencias de Chesterfield, lo que hizo fue crear un sofá donde el respaldo y los reposabrazos en forma de voluta, se encuentran a la misma altura, obligando a si a mantener una buena posición, además de ser el primer sofá tapizado en su totalidad de piel, con unos remaches de botones en el respaldo que hacen su diseño tan característico, originando así lo que actualmente se conoce como capitoné.

Para fabricarse se requiere de mucho tiempo y delicadeza, está elaborado por una base de madera de abedul o haya con las patas torneadas, muchos metros de tela para poder tapizar toda su estructura y con unos remaches de botones tapizados a modo decorativo.

El sofá CHESTER se podría definir con dos palabras, que abarcan todo lo que buscamos en un sofá, que son estilo, por su inconfundible elegancia inglesa y al contrario de lo que a veces se piensa, por ser un sofá de diseño antiguo, es muy cómodo, dado a sus materiales de calidad y su diseño pensado para mantener una postura correcta, y estas cualidades son las que lo hicieron el sofá más famoso de todos los tiempos.

Inicialmente era de piel, pero el modelo que se popularizó es el de cuero, que es el más utilizado en las estancias, sin embargo, también es el que tiene un precio más elevado, por suerte actualmente encontramos muchos diseños del sofá CHESTER , elaborados con variedad de tejidos, para que se adapten a cualquier ambiente y  de diferentes rangos de precio.

Por la década de los 90, se extendió el uso del sofá CHESTER , en las viviendas y negocios de todo el mundo a raíz de la serie de televisión Friends, donde se veía a sus personajes principales reuniéndose diariamente en una cafetería sentados en un Chester, y desde hace unos años es otro elemento protagonista de la televisión junto a Risto Mejide en el programa llamado Chester.

El CHESTER , es muy versátil, y lo podemos encontrar en muchas estancias de estilos muy diferentes, pasando por un estilo a clásico, mediterráneo, nórdico e incluso industrial, solo se necesita crear una conexión entre el color y tejido del sofá con las tonalidades y texturas de la decoración de los diferentes ambientes para que el CHESTER se adapte, y así obtendremos una armoniosa composición.

Por ejemplo, si tienes un salón donde predomina un estilo escandinavo, con texturas lisas y colores neutros como el blanco almendra o el gris perla, puedes incorporar un sofá CHESTER en un tono pastel, como el rosa empolvado con un tejido de terciopelo, pero si lo que quieres es  crear un punto de atracción una opción es el sofá CHESTER de cuero en un tono verde brillante, si prefieres un estilo rústico, es idóneo para este tipo de sofá, el tapizado de cuero o piel en un color marrón claro, junto con una pared de ladrillos con pequeños elementos estampados, sin muchos elementos decorativos, ya que el sofá por si solo ya llena las estancias.

O si en tu negocio tienes un despacho donde atiendes a los clientes, y quieres añadirle sofisticación y seriedad, el sofá CHESTER de cuero en un tono marrón oscuro o negro, junto a una decoración sobria, con tonos oscuros y muebles de cristal, transmitirá esta elegancia.

Otra opción donde colocar el sofá CHESTER , es una tienda de ropa para ocasiones especiales, para que esperen cómodamente, eligiendo el color y textura del sofá dependiendo del target y estilo del comercio.

Si no se dispone de tanto espacio para colocar un elemento tan grande como es el sofá, o ya tienes uno y lo quieres complementar, a día de hoy encontramos muchos muebles inspirados en el sofá CHESTER como butacas, sillas, pufs entre otro tipo de mobiliario con el mismo estilo del capitoné, que desprenden la misma elegancia.

Hace ya más de doscientos años de la creación del sofá CHESTER , sin embargo, en el mundo del mobiliario ha encontrado un lugar permanente en todo tipo de interiores de todo el mundo, con su característico estilo inglés, que permanecerá durante mucho más tiempo.