Sillones

Los sillones son asientos más cómodos y mayores que las sillas comunes, ellos son parecidos a las sillas poltronas o a los sofás.

Antiguamente los sillones eran símbolo del confort burgués y de la realeza. Con el paso del tiempo se han diseñado todo tipo de sillones: en el siglo XV, el sillón Savonara fue uno de los primeros asientos con soporte formado por ramas curvadas y respaldo incrustado con materiales preciosos. Los antiguos sillones fraileros tenían un respaldo de cuero y cobre y las sillas españolas más rústicas utilizaban la base de paja trenzada o cuero y dos o tres broches esculpidos. Desde mediados de 1700, surgieron los sillones confeccionados que tenían orejeras laterales para proteger a las personas de las corrientes de aire. El sillón Voltaire surgió entre 1814 y 1824 y tiene las siguientes características: respaldo muy alto y arqueado, soporte de apoyo horizontal y sustentación delantera.

En la actualidad no sólo “visten” los salones y salas de estar, sino que también pueden ser utilizados en dormitorios, y jardines, ya que se utilizan materiales resistentes a las inclemencias del tiempo. Realmente amueblar los espacios del hogar es un gran dilema, conciliar los gustos personales con lo que es más práctico. En una casa o entorno con terrenos de suelo natural y animales domésticos, por ejemplo, un sillón blanco sería un error aunque sea un mueble más noble y sencillo. “La paradoja de aprender a tomar mejores decisiones es que requiere desarrollar una comodidad con dudas” Charles Duhigg

Algunas de las novedades o tendencias en los sillones fueron diseñados por el matrimonio Ray y Charles Eames, Marcele Breuer, Arne Jacobsen entre otros. Diseños utilizados en distintos espacios: modernos vestíbulos, salones, habitaciones destinadas  al ocio.