Sillas

Elegir un mueble para un ambiente doméstico o público no es una tarea simple y comprende una serie de pequeños y grandes riesgos. Las normativas para los entornos públicos, por ejemplo, es bastante más compleja que la de los entornos domésticos. Percibir lo muebles acciona nuestras facultades naturales de perfección y equilibrio teniendo en cuenta las imposibilidades estilísticas, temáticas, financieras, administrativas, salubres, emocionales y temporales. La postura que adoptamos al sentarnos tiene efecto directo en nuestra salud y está directamente relacionada con la cantidad de tiempo que llevamos realizando una tarea o actividad. El diseño de un asiento refleja las características de una época. Las primeras sillas fabricadas en 1859 han sido experimentos de razonamiento sobre los interiores, conceptuados como arquitectura efímera. Actualmente se refleja en los diseños los esfuerzos por la sostenibilidad, la fabricación ética y el tratamiento responsable de los residuos más allá de la antigua ergonomía. Se suele pensar que la fabricación de muebles tiene menos lujo, glamour e importancia que la investigación estética. Entretanto, percibir y apreciar bellos objetos es tradicionalmente innovador.